18 oct. 2010

Una boda con lluvia, risas y emociones


Todas las bodas, al cabo del tiempo, se mantienen vivas cada vez que recuerdas los momentos acontecidos. Pero no todos esos momentos están en la mente, algunos se recuerdan o se viven por primera vez (hay situaciones que se escapan y no han sido apreciadas en su contexto) cuando se ven las imágenes que el fotógrafo ha plasmado en su cámara o que algún amigo ha sido capaz de captar.
Hay bodas que destacan por su emotividad, otras por la diversión y otras por todo unido en un día. Eso justo ha sido lo que ocurrió en la boda de Inma y Juan. Me dí cuenta, y gracias a dios conseguí plasmar parte de ello en mi cámara, de la autenticidad de los momentos que se vivieron ese día y de la emoción que se plasmó en la cara de los contrayentes y que creo, será un enorme recuerdo para los novios cuando se vean.
En esta boda no llegué al convite, fue lo hablado, pero hasta ese instante se vivieron momentos de verdadera emotividad. En este caso, no pondré imágenes de exteriores, porque creo que la esencia de esta boda radica en las situaciones surgidas hasta el momento de la ceremonia. Y hasta aquí llegaré, porque quiero mostrar únicamente esos instantes de los que os he hablado y ver si pensáis como yo.

PD: La novia no paró de reirse durante todo el día, ajajaj.




















































No hay comentarios:

Publicar un comentario