9 may. 2010

Una boda con invitación

Pues sí amigos, en este caso, mi intención era disfrutar de principio a fin de la boda pero como llevaba la cámara al hombro (ni la d700, ni la d300) la pequeña d40 que aún conservo, realicé algunas imágenes a mis amigos. Como invitado a la celebración puedo decir que comí de lujo, bebí un poquito y baile, pero vamos, como la novia nadie (no paró la tia). Y luego dicen que uno no disfruta su boda, aunque ese dicho se rompió el 27 de marzo con Raquelita. Nuria y Pablo, os deseo una feliz vida en pareja y aquí dejo una pequeña muestra de algunas fotos que realicé sin presión de ser el fotógrafo oficial así que me dediqué a realizar fotos algo diferentes para que tengais algo más para el recuerdo. Un besazo pareja y que disfrutéis el viaje de novios. Ya os pasaré las imágenes cuando volvais de la luna de miel.





























Un abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario